Espacios públicos: 10 principios para conectar a las personas y las calles

Nuestras impresiones de una ciudad están formadas principalmente por la calidad de los espacios públicos. Si no son agradables y preservados, o si transmiten una sensación de inseguridad, rara vez volveremos. La buena planificación de estos espacios debe ser la regla, no la excepción. En la serie “Espacios públicos”, publicada originalmente en portugués por TheCityFix Brasil, exploramos diferentes aspectos relacionados con los espacios públicos que determinan nuestra experiencia diaria en las ciudades.

Entre los edificios de la ciudad, hay una red de espacios que crean y fortalecen las conexiones a diferentes niveles de influencia. En un libro, estarían entre líneas: el significado implícito entre concreto. Los espacios públicos, que llenan las brechas urbanas con vida, están directamente asociados con la construcción de lo que llamamos una ciudad e influyen en las relaciones que se crean dentro de ellos.

“Cuando nos referimos a las calles y otros espacios públicos de una ciudad, en realidad estamos hablando de la propia identidad de la ciudad. Es en estos espacios donde se manifiestan los intercambios y las relaciones humanas, la diversidad de uso y la vocación de cada lugar y los conflictos y contradicciones de la sociedad “, explica Lara Caccia, Especialista en Desarrollo Urbano de WRI Brasil Cidades Sustentáveis, en su disertación Movilidad urbana : políticas públicas y apropiación del espacio en ciudades brasileñas.

Las áreas públicas dan forma a los lazos comunitarios en los vecindarios. Son lugares de encuentro y pueden facilitar la movilización política, estimular acciones y ayudar a prevenir la delincuencia. Son entornos para la interacción y el intercambio de ideas que impactan la calidad del entorno urbano. Si bien no se consideran “espacios públicos”, los cafés, las librerías y los bares tienen impactos similares. Los espacios públicos también presentan beneficios para la salud, tanto físicos como mentales: las personas se sienten mejor y tienden a ser más activas en espacios públicos atractivos.

Los niños juegan en un evento de espacio público en São Paulo, Brasil.

Es posible profundizar aún más y relacionar la presencia y planificación de espacios públicos con valores democráticos. La cultura de un lugar, su estructura y jerarquía social reflejan la forma en que se planifican, controlan y utilizan los espacios comunes. Como señala Ben Rogers, cuanto más diversos y vivos sean los espacios urbanos, más equitativa, próspera y democrática se vuelve la sociedad. Esta afirmación se basa en la definición misma del espacio público: un entorno abierto, de libre acceso y democrático.

Un buen espacio público es aquel que refleja la diversidad y alienta a las personas a vivir juntas sin esfuerzo, creando las condiciones necesarias para la permanencia, lo que invita a las personas a estar en la calle. Es la vitalidad de los espacios lo que atrae a las personas. Lo que garantiza esta vitalidad es la posibilidad de disfrutar los espacios urbanos de varias maneras. Project for Public Spaces (PPS), una organización sin fines de lucro dedicada a ayudar a las personas a crear y mantener espacios públicos. PPS analiza El poder de los 10: un buen espacio público debe presentar al menos diez posibilidades. Esto incluye diferentes cosas que las personas pueden hacer en él y diez razones para estar allí. Sin las diez cosas, estas áreas se convierten en lugares de paso donde la gente no quiere estar por el simple hecho de que no hay nada que les haga quedarse. “La existencia de espacios públicos de calidad y utilizables, con mayor vitalidad urbana, aumentará la percepción de seguridad y la democratización de estos espacios”, dice Lara.

 

Los espacios públicos que alientan a las personas a quedarse y convivir ayudan a que las calles sean más seguras.

Es una calle de doble sentido: las personas estarán en la calle si se sienten seguras y la calle será un entorno más seguro cuanto más las usen. A continuación, presentamos diez principios que deben considerarse para un espacio público de alta calidad. Los elementos se relacionan entre sí: las fachadas activas y las construcciones a escala humana, por ejemplo, están directamente relacionadas con la promoción de la economía local. Es la combinación entre ellos lo que garantizará espacios accesibles, equitativos y seguros para las personas.

1. Diversidad de usos: la combinación de áreas residenciales, de oficinas y comerciales, como bares, restaurantes, cafeterías y comercio local, atrae a las personas y hace que el medio ambiente sea más seguro y amigable. La diversidad de usos genera actividades externas que contribuyen a la seguridad de los espacios: más personas en las calles ayudan a inhibir el crimen. Sin embargo, esta diversidad necesita cubrir todos los momentos del día. Si los espacios son atractivos y solo están ocupados durante el día, seguirán siendo lugares inseguros por la noche. Planificar espacios públicos de una manera que fomente la convivencia y la permanencia de las personas también es una forma de invertir en seguridad.

2. Fachadas activas: La conexión entre el nivel del suelo de los edificios, la acera y la calle contribuye a la seguridad y al atractivo del diseño urbano. Las calles visualmente más interesantes son utilizadas con mayor frecuencia por la gente. Además, esta relación influye en la percepción que las personas tienen de la ciudad y cómo deben usarla: Jane Jacobs dice que son principalmente las calles y las aceras las que indican cómo se percibe y usa el espacio público.

3. Dimensión social y vitalidad urbana: como agregador de personas, el espacio público tiene influencia sobre la dimensión social. Amplias calles accesibles, plazas, parques, aceras, ciclovías y mobiliario urbano estimulan la interacción entre las personas y el medio ambiente, generan un uso positivo del espacio y aumentan la vitalidad urbana. Además de enfocarse en áreas urbanas de alta denisty, es crucial considerar las periferias, garantizando espacios públicos de calidad para la población que no vive en el centro de la ciudad.

4. Escala humana: la construcción a gran escala y alta densidad puede afectar negativamente la salud de las personas. En sus estudios de campo, Jan Gehl señaló que las personas tienden a caminar más rápido al pasar por áreas vacías o inactivas, en contraste con el ritmo más lento y silencioso de caminar en entornos más activos y más vivos. Las construcciones a escala humana tienen un efecto positivo en las percepciones de las personas sobre los espacios públicos: sienten que fueron consideradas en el proceso de planificación de ese espacio.

Los barrios y edificios activos fomentan el uso de espacios públicos. 

5. Iluminación: la iluminación eficiente y orientada a las personas facilita la ocupación de espacios públicos por la noche, mejorando la seguridad. Cuando se instala en la escala de peatones y ciclistas, la iluminación pública crea las condiciones necesarias para moverse con mayor seguridad cuando no hay luz natural.

6. Estimular la economía local: los espacios públicos de calidad no solo benefician a las personas al ofrecer áreas de ocio y vivienda, sino que también tienen el potencial de impulsar la economía local. Las condiciones seguras y atractivas fomentan la marcha y el ciclismo, lo que facilita el acceso al comercio local.

7. Identidad local: se deben planificar espacios públicos para las pequeñas empresas que caracterizan el vecindario. Las grandes empresas (como los supermercados u otras empresas de la cadena) pueden contribuir a la economía en general, pero tienen poca participación en la escala del vecindario. Las pequeñas empresas y empresas tienen impactos significativos a largo plazo, además de aumentar la personalidad e identidad del lugar. Al planificar un espacio público, es necesario tener en cuenta la dinámica social y las especificidades culturales del área, a fin de generar una relación fuerte entre las personas y el lugar.

Considerar la identidad local es importante para que las personas se apropien de los espacios públicos. 

8. Calles completas: siempre que sea posible, se debe pensar en las áreas públicas siguiendo los principios de Calles completas y “espacios compartidos”. El concepto de Calles completas define las calles diseñadas para garantizar la circulación segura de todos los usuarios: peatones, ciclistas, conductores y usuarios de transporte público. Las aceras en buen estado, infraestructura para bicicletas, mobiliario urbano y señalización para todos los usuarios se encuentran entre los elementos que pueden componer una calle completa.

9. Áreas verdes: además de contribuir a la calidad del aire y ayudar a aliviar las temperaturas en el verano, la vegetación tiene el poder de humanizar las ciudades al atraer a las personas a actividades al aire libre. A medida que las ciudades se vuelvan más densas, el acceso a espacios públicos verdes será aún más importante ya que la forestación urbana puede reducir los niveles de estrés de las personas y mejorar el bienestar en las ciudades. Además, los árboles, plantas y parterres son estratégicos para el drenaje urbano y el mantenimiento de la biodiversidad.

10. Participación social: involucrar a los residentes en el diseño, la planificación y la administración de los espacios públicos urbanos o los vecindarios en los que viven es esencial para mantener la calidad de estos espacios. Los espacios públicos tienen diferentes usos y significados en cada vecindario y comunidad. La participación de los residentes asegura que la naturaleza y el uso del espacio público satisfarán las distintas necesidades de la comunidad. Si un espacio no refleja las demandas y los deseos de la población local, no se utilizará ni se mantendrá. La participación social es un elemento central para la construcción de áreas públicas más seguras y equitativas.

La forma en que vivimos en las ciudades se reconfigura todos los días, a través de la transformación de la sociedad y el surgimiento de nuevas políticas, tecnologías y opciones de transporte alternativas. La urbanización, la densificación y las altas tasas de motorización crean desafíos de planificación e incitan a las ciudades a pensar en nuevos modelos de desarrollo. Sin embargo, en medio de una transformación constante, la importancia de los espacios públicos para la calidad de vida sigue siendo constante. Siguen siendo espacios de intercambio, convivencia y encuentros. Siguen siendo vitales para el bienestar urbano.

Servicios profesionales de limpieza de pisos en la provincia de Alicante, Valencia, Murcia y Albacete

Grupo Parisien se enorgullece de ofrecer una serie de servicios de limpieza de pisos, que incluyen:

  • Eliminación de manchas y mantenimiento mensual
  • Fregado profundo y acabado
  • Encerado
  • Pulimiento
  • Revestimientos de suelo no deslizantes
  • Selladores para un brillo y protección duraderos.
  • Limpieza de alfombras y tapicería

Nuestra especialidad es la limpieza. tenemos más de 40 años de experiencia.

Grupo Parisien es su proveedor de productos y servicios de limpieza en Alicante, Valencia, Murcia y Albacete

admin_grupoParisien
Share
This